5 consejos para evitar un accidente de tráfico si tomas medicación


Tomar medicación y conducir es muy habitual. El peligro de tener un accidente de tráfico o provocarlo es real, pero muchas veces no somos conscientes del mismo . ¿Sabes cuantas medicinas hay en el mercado?. ¿Sabes cuantas tomas?. ¿Sabes cuántas afectan a tu capacidad para conducir?.

 

Consejos para evitar un accidente de tráfico si tomas medicación y conduces

5 consejos que pueden salvarte de un accidente de tráfico si tomas medicación y conduces

 

El Factor Humano es la principal causa de accidentes.

Está claro que si tomas medicación es por tu bien y porque te la han mandado. Pero también tienes que seguir trabajando al volante o yendo a trabajar al volante y más con la que está cayendo. El carnet de conducir es un derecho y tú lo tienes.

 

Así que se estima que cerca del 30% de los conductores está en tratamiento y de éstos, más del 64% toma dos o más fármacos simultáneamente. Medicamentos que pueden afectar a la vista, la capacidad mental o las capacidades motoras. Casi el 25% de los medicamentos tienen efecto sobre la capacidad de conducir.

 

¿Me van a quitar el carnet de conducir si tomo medicación?

Es excepcional que un centro de reconocimiento retire el permiso o de un negativo o apto condicional por el consumo de medicación. Esto suele venir más motivado por la enfermedad de base y el grado de capacidad que demuestres.
Lo que sí deberían hacer es informarte de los posibles efectos adversos de la medicación que tomas y recomendarte que consultes con tu médico si precisas conducir.
Esto es especialmente importante en las siguientes clases de conductores(aunque habría que valorar cada caso de forma individual)

  • Conductores profesionales.
  • Conductores que conducen prácticamente todos los días al menos 40-45 minutos.
  • Personas mayores que conducen habitualmente.
  • Polimedicados

 

Así que vamos a darte, si los quieres seguir, unos…

Consejos que pueden evitar un accidente si estás tomando medicación

 

1.- Evita conducir los primeros días de un tratamiento.

En lo posible evita conducir los primeros días de iniciar un tratamiento hasta que veas como te va. Recuerda que la “reacción” del organismo a los fármacos es mayor los primeros días de tratamiento.

 

También aprende cómo te sienta a lo largo del día. Las primeras horas después de la ingesta del fármaco suele haber un efecto más intenso. Vigila si, por ejemplo, tomando el fármaco por la noche el efecto se alarga hasta la mañana siguiente.

 

Esta infografía resume de forma general cómo afectan cada fármaco a la capacidad de conducir. Aunque, si eres exhaustivo, puedes leer la información fármaco por fármaco aquí, si te apetece.

2.- Conoce tu organismo.

Piensa por un segundo: ¿Cómo te sienta la medicación que estás tomando?. ¿Te encuentras “raro”? ¿Eufórico? ¿O mejor?. Cada persona reacciona de una forma distinta a la medicación digan lo que digan los prospectos y hay que individualizar a cada tratamiento y cada paciente.

 

Ten en cuenta otra cosa: El tratamiento está pensado para mejorar tu salud. Si se controlan tus síntomas y tu enfermedad mejora puede que también mejore (y mucho) tu capacidad de conducir. No todo son efectos secundarios.

 

Como norma general, tomes o no tomes medicación (pero más aún si la tomas), no conduzcas si notas:

  • Visión borrosa o doble
  • Dificultad para concentrarte o permanecer alerta
  • Sorpresas ante acontecimientos habituales del tráfico. ¿Frenazos ante un stop o semáforo en el último momento?. ¿Te ves inseguro?¿Está el tráfico particularmente difícil ultimamente?. Para un segundo y reflexiona si algo ha podido cambiar o afectarte ¿una nueva pastilla, tal vez?.
  • Dificultad para recordar cómo has alcanzado el destino.
  • Dificultad para mantener una trayectoria recta ¿invades la calzada contraria o conduces por el centro de la carretera? Ten mucho cuidado, por tí y por todos.

 

3.- No te automediques.

No tomes medicación por tu cuenta. Además de los posibles efectos adversos individuales, mezclar potencia los efectos adversos para la conducción. Tampoco abandones un tratamiento sin la supervisión de un médico.

Esto se relaciona con otra cosa: ¿Cómo identificar un medicamento que afecta a la capacidad de conducir?

 

Por ley tienen que tener el famoso pictograma de conducción, ahí, en la caja, bien clarito.
Por si no te has fijado, es éste:

Pictograma de fármacos que pueden afectar al conduccir

Pictograma de las cajas de medicamentos que afectan la capacidad de conducir

¿Y ya está?

 

En el prospecto viene una advertencia de los efectos que puede tener el fármaco en quien conduce o maneja maquinaria peligrosa. El pictograma no es una prohibición, es un recordatorio de que DEBES LEER EL PROSPECTO(cosa que deberías hacer con cualquier medicamento de todas formas… ).

 

¡Ah! Se me olvidaba. Además de leer el prospecto, debes hacerle caso. No vale decir eso de “Qué exagerados son, por Dios…”

 

Pero aún hay más.

 

4.- No tomes alcohol.

La Unión Europea exige desde 1992 que los medicamentos que se comercialicen en los países miembros se clasifiquen en tres categorías según su capacidad para alterar la conducción de vehículos, mostrando además el grado de alcoholemia considerado equivalente:

  • Categoría I: Presumiblemente seguro. Equivale a menos  0,2 g/l  de alcohol.
  • Categoría II: Produce efectos adversos leves o moderados. Evita conducir si es posible.  Equivale a entre 0,2-0,5 g/l de alcohol.
  • Categoría III: Produce efectos adversos graves o potencialmente peligrosos. No conduzcas hasta que tu médico te diga que puedes hacerlo. Equivale a más de 0,5 g/l de alcohol.

 

(De hecho, se ha propuesto cambiar el color del pictograma adaptado a cada una de las categorías anteriores.)

 

Fíjate, hasta el efecto de la medicación se mide en “equivalente a una cantidad de alcohol”.  Haz la cuenta: Una caña de cerveza con un fármaco que equivale ya de inicio a 0.2 g/l y verás qué pronto pasas del límite. Y eso sin contar que mezclar alcohol y medicamentos no tiene un efecto matemático, sino que la reacción puede ser imprevisible y potenciada.

Todos sabemos que está prohibido beber alcohol y conducir.

Te lo amplío. No mezcles alcohol con medicación. Conduzcas o no.

Lo que nos lleva a…

 

5.- Consulta siempre a tu médico y a tu farmacéutico

Infórmales de que tienes o que quieres conducir.
Consulta si es posible repartir la medicación de otra forma durante el día, bien fragmentando la dosis o con tomas nocturnas. A veces se pueden tomar fármacos de efecto rápido y que desaparecen pronto, otras es mejor que el fármaco actúe lentamente y sin picos. Siempre respeta el horario de tomas que te hayan indicado.

Coméntales si has identificado un fármaco en concreto que te sienta particularmente bien o mal. Te aconsejarán alternativas si las hay.

En el tema de medicación tanto tu médico como tu farmacéutico son los que mejor te pueden orientar.

Y eso es todo.

Si tienes algún conocido que toma medicación y conduce hazle llegar este artículo. Quién sabe, igual le sirve de ayuda y le evitamos un accidente.

Y tú, ¿qué opinas?

Clinica ARCO

Clinica ARCO

Centro Médico Psicotécnico.
Paseo de la Estación nº 12. 23003. Jaén.
953 251 857 - 648 946 539
Clinica ARCO

Latest posts by Clinica ARCO (see all)

¡Compártelo!

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *